SociedadCanaria.Com

inicio | trucos |los niños de la calle
subglobal1 link | subglobal1 link | subglobal1 link | subglobal1 link | subglobal1 link | subglobal1 link | subglobal1 link
subglobal2 link | subglobal2 link | subglobal2 link | subglobal2 link | subglobal2 link | subglobal2 link | subglobal2 link
subglobal3 link | subglobal3 link | subglobal3 link | subglobal3 link | subglobal3 link | subglobal3 link | subglobal3 link
subglobal4 link | subglobal4 link | subglobal4 link | subglobal4 link | subglobal4 link | subglobal4 link | subglobal4 link
subglobal5 link | subglobal5 link | subglobal5 link | subglobal5 link | subglobal5 link | subglobal5 link | subglobal5 link
subglobal6 link | subglobal6 link | subglobal6 link | subglobal6 link | subglobal6 link | subglobal6 link | subglobal6 link
subglobal7 link | subglobal7 link | subglobal7 link | subglobal7 link | subglobal7 link | subglobal7 link | subglobal7 link
subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link

SociedadCanaria.Com logo

 

SIMON EL TEMPLARIO

 

Caballeros Templarios
Orden religioso-militar medieval. Su nombre oficial era Orden de los Pobres Caballeros de Cristo, axial mismo eran conocidos como Orden del Temple. Por tener su cuartel general en Jerusalén contiguo a lo que se conocía como el tempo de Salomón, se les asoció; con el Templo y se les conocía como los Caballeros del Templo de Salomón, o Caballeros Templarios. VESTIMENTA TEMPLARIA


El inicio de la Orden se remonta a Jerusalén en el año 1119 d.C. Sus iniciadores fueron dos caballeros franceses, de nombre Hughes de Payns y Godofredo de Saint Omer. El propósito de la orden era proteger a los peregrinos que visitaban Palestina. A diferencia de otras dos órdenes contemporáneas los Templarios se distinguían de los Caballeros de San Juan de Jerusalén y los Caballeros Teutónicos que fueron fundadas como instituciones de caridad, y los Templarios eran de naturaleza militar. Los Templarios obtuvieron la aprobación papal en 1128.

Los Templarios estaban encabezados por un gran maestre, con un título nobiliario de príncipe, al que seguían tres rangos: los caballeros, los capellanes y los sargentos. Los Caballeros eran los únicos miembros a los que se les permitía llevar la vestimenta de la Orden, un manto blanco con una cruz latina de color rojo en la espalda. El cuartel general de los Caballeros Templarios permaneció en Jerusalén hasta la caída de la ciudad ante los musulmanes en 1187; luego se ubicó Antioquia, Acre, Cesarea y por último en Chipre. Los Caballeros Templarios enviaban regularmente dinero y suministros desde Europa a Palestina desarrollando un eficiente sistema bancario al servicio de los gobernantes y la nobleza de Europa. Debido a esto, se convirtieron gradualmente en los banqueros de gran parte de Europa y lograron amasar una considerable fortuna.
Con el fracaso de las últimas cruzadas el interés de mantener la guerra contra los musulmanes cesó, por lo que muchos consideraron que ya no era preciso que los Caballeros Templarios defendieran Palestina. Su inmensa riqueza y poder eran indudablemente la envidia tanto de reyes como de los papas. En el año 1307 Felipe IV el Hermoso, rey de Francia en contubernio con el papa Clemente V, hizo arrestar a Jacques de Molay, gran maestre de la Orden. Lo acusaron falsamente de sacrilegio y de ser seguidor de Satanás. Al ser sometidos a terribles torturas, Molay y muchos de sus seguidores se declararon culpables y fueron sentenciados a morir en la hoguera.
La Orden fue suprimida en 1312 por el papa, y sus propiedades le fueron entregadas a la orden rival de los Caballeros Hospitalarios. Realmente, la mayor parte de las riquezas quedaron en poder de Felipe IV y Eduardo II de Inglaterra. La Orden se establecido; en el primer tercio del siglo XII en Aragón,
 A pesar de haber tenido un brillante desempeño militar en Valencia y en Mallorca junto a Jaime de Aragón; en la conquista de Cuenca, en la batalla de Navas de Tolosa en 1212 y en la toma de Sevilla, los Templarios cayeron en desgracia ante la corona y sus bienes les fueron arrebatados para fundar la orden de Montesa en 1317.

subir

EL PODER DEL SILENCIO

LA VIDA INTERIOR///EL SILENCIO


La Palabra de Dios: trueno y silencio
 En el Sinaí, Dios habla a Moisés y a los israelitas. Truenos, relámpagos y un sonido te trompeta cada vez más fuerte precedía y acompañaba la Palabra de Dios(Éxodo 19). Siglos más tarde, el profeta Elías regresa a la misma montaña de Dios. Allí vuelve a vivir la experiencia de sus ancestros: huracán, terremoto y fuego, y se encuentra listo para escuchar a Dios en el trueno. Pero el Señor no se encuentra en los fenómenos tradicionales de su poder. Cuando cesa el ruido, Elías oye «un susurro silencioso», y es entonces cuando Dios le habla. (1 Reyes 19).
¿Habla Dios con voz fuerte o en un soplo de silencio? ¿Tomaremos como modelo al pueblo reunido al pie del Sinaí? Probablemente sea una falsa alternativa. Los fenómenos terribles que acompañan la entrega de los diez mandamientos subrayan su importancia. Guardar los mandamientos o rechazarlos es una cuestión de vida o muerte. Quien ve a un niño correr hacia un coche que está pasando tiene razón de gritar lo fuerte que pueda. En situaciones análogas, han habido profetas que han anunciado la palabra de Dios de modo que resuene fuertemente a nuestros oídos.
Palabras que se dicen con voz fuerte se hacen oír, impresionan. Pero sabemos bien que éstas no tocan casi los corazones. En lugar de una acogida, éstas encuentran resistencia. La experiencia de Elías muestras que Dios no quiere impresionarnos, sino ser comprendido y acogido. Dios ha escogido «una voz de fino silencio» para hablar. Es una paradoja:
Dios es silencioso, y sin embargo habla
Cuando la palabra de Dios se hace «voz de fino silencio», es más eficaz que nunca para cambiar nuestros corazones. El huracán del monte Sinaí resquebrajaba las rocas, pero la palabra silenciosa de Dios es capaz de romper los corazones de piedra. Para el propio Elías, el súbito silencio era probablemente más temible que el huracán y el trueno. Las manifestaciones poderosas de Dios le eran, en cierto sentido, familiares.


 Es el silencio de Dios lo que le desconcierta, pues resulta tan diferente a todo lo que Elías conocía hasta entonces. El silencio nos prepara a un nuevo encuentro con Dios. En el silencio, la palabra de Dios puede alcanzar los rincones más ocultos de nuestro corazón. En el silencio, la palabra de Dios es «más cortante que una espada de dos filos: penetra hasta la división del alma y del espíritu.» (Hebreos 4,12). Al hacer silencio, dejamos de escondernos ante Dios, y la luz de Cristo puede alcanzar y curar y transformar incluso aquello de lo que tenemos vergüenza. Silencio y amor Cristo dice: «Éste es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros como yo os he amado» (Juan 15,12). Tenemos necesidad de silencio para acoger estas palabras y ponerlas en práctica.
 Cuando estamos agitados e inquietos, tenemos tantos argumentos y razones para no perdonar y no amar demasiado y con facilidad. Pero cuando mantenemos «nuestra alma en paz y en silencio», estas razones se desvanecen. Quizás evitamos a veces el silencio, prefiriendo en vez cualquier ruido, cualquier palabra o distracción, porque la paz interior es un asunto arriesgado: nos hace vacíos y pobres, disuelve la amargura y las rebeliones, y nos conduce al don de nosotros mismos. Silenciosos y pobres, nuestros corazones son conquistados por el Espíritu Santo, llenos de un amor incondicional. De manera humilde pero cierta, el silencio conduce a amar.

SUBIR

¿Y que es un Templario sin enseñanzas de meditación?

De algún sitio tiene que sacar las fuerzas para mantener el Temple. La templanza del Acero.-
Disciplina, Coraje, Determinación, más Disciplina y Fe.-
Voy a explicar unos pequeños métodos que iré intercambiando con la historias y noticias.-

MEDITACION DEL ARBOL


 

ROBLE/FUERTE PARA ESTA MEDITACION

Me relajo y retiro a una escena interna. Elijo un árbol aunque no sepa su nombre, sin perjuicio de que más adelante lo podré cambiar si lo deseo. Una vez que el árbol haya aparecido en mi mente, lo observo para que sus detalles y forma se graben en mi memoria y pueda recordarlo a voluntad. Imagino que me voy acercando al árbol y lo abrazo, así siento la energía que lo llena.Me aparto de vez en cuando sin dejar de tocarlo para comprobar su fuerza y su solidez. Ahora giro sobre mí mismo y apoyo mi espalda sobre el tronco, de pie o sentado/a en el suelo, pero siempre en contacto con el árbol. Siento la firmeza del tronco en mi espalda y conscientemente me apoyo contra el con todo el peso de mi cuerpo dejando que me sostenga. Me permito sentir la alegría y el descanso que significa que el árbol me sostenga completamente y me relajo. Si me apoyase en otro ser humano lo  debilitaría y me debilitaría. En cambio apoyándome en el árbol me siento mas fuerte. Ahora trato de sintonizarme con el árbol, identificándome lo mas que pueda con él, como si penetrara en su ser: Me siento el árbol. Comienzo a sentir como sus raíces se extienden sedientas hacia las profundidades de la tierra y extraen de ella, los nutrientes que el árbol necesita para florecer, desarrollarse alto y fuerte  y dar sus frutos. Siento como succiono de las profundidades de la Tierra todo aquello que necesito para nutrirme y sustentarme.Con cada inhalación extraigo alimento vital para mí y lo dejo fluir por todo el sistema. Con cada exhalación de mi aliento, echo cualquiera de mis temores, dudas ansiedades u otras emociones negativas que pudieran estar bloqueando lo beneficioso de esta energía. Me concentro en la respiración y en la experiencia del bienestar y satisfacción que siento.Elijo algunos atributos que hubiera ansiado recibir de mi madre y que ella, siendo humana no siempre me pudo dar, por mucho que lo hubiera intentado, como: AMOR, COMPASION, TERNURA, SEGURIDAD. Bebo todo lo que necesito de esa fuente a través de mis raíces.
Inspiro : Amor, exhalo: miedos
Inspiro: Compasión; exhalo: rencor
Inspiro: Seguridad, exhalo: dudas
Cuando me siento satisfecho, llevo mi atención hacia lo alto, hacia las ramas y hojas del árbol extendidas hacia el cielo, para extraer de los rayos del sol, la energía y la luz del Padre Solar, los que me fortalecerán y ayudaran a cada parte mía a sanarse. Con cada inhalación, me lleno con la energía solar, y con cada exhalación me deshago de todo aquello que pueda obstaculizar este proceso, como temores, dudas o sentimiento de indignidad. A medida que respiro profundamente permito que entre en mi mente aquellos atributos paternales que de niño/a eche de menos en mi propio padre: CORAJE, SABIDURÍA, COMPRENSIÓN, ACEPTACIÓN. Me embebo en ellos hasta sentirme totalmente satisfecho y los dejo fluir hasta llenar todos los vacíos que hay dentro de mí.
Inspiro: Sabiduría; exhalo: dudas
Inspiro : Aceptación; exhalo : sentimiento de indignidad.
Inspiro: Coraje; exhalo : miedos.
Ahora coloco ambas palmas de las manos sobre el plexo solar (situado sobre la boca del estomago) y me mantengo suspendido entre el flujo de ambas energías: la que a través de las raíces extraigo de la Madre Tierra y la que capto por las ramas del Padre Sol, sintiéndome equilibrada, inhalando sus atributos y exhalando cualquier cosa que pueda bloquear esta fuente de nutrición. Por ultimo regreso a situarme frente al árbol para agradecerle todo lo que me ha dado y prometiéndome regresar con regularidad junto a el para renovarme.
Este ejercicio debe practicarse por lo menos una vez al día y puede hacerse frente a un árbol real, llevando a cabo el ejercicio apoyándome sobre su tronco, volviendo la vista a la tierra y al cielo a medida que se desarrolla.
************ ********* ********* ****
DIOS TE BENDIGA  Y PROTEJA SIEMPRE

subir

 

LA BELLEZA INTERIOR

  DIAMANTE  

 

El arte del cortador de gemas va unido a mostrar la belleza oculta dentro de un cristal. Comenzando por el golpe que hiende a la piedra, seguido del corte posterior, el cortador de gemas va liberando gradualmente, en su total expresión, la belleza interior encerrada dentro de la piedra más grande.

El alma, muestra de la calidad del ser humano, surge en su expresión activa de una manera similar. Tal como explicó un escultor, su arte era la eliminación de todo lo que había en la piedra que no sirviera al propósito de la escultura, así el aspirante espiritual empieza a eliminar de su campo de expresión todo lo que de sí mismo (el no-yo), es contrario al alma. El saber qué pertenece al no-yo es similar a la decisión del escultor: una visión clara de que aquello que debe ser revelado debe sustentarse por encima del conocimiento a lo largo del proceso de revelación.

Aprender a ver la belleza interior en una persona, una situación, un ambiente o una circunstancia no siempre es fácil. La vida, tal como la vivimos, tiende a producir la superposición de una capa sobre otra de sustancia material hasta que oculta la esencia interior espiritual, tal como un grano se encierra dentro de la cáscara. Este mundo de apariencias externas, a menudo confunde la verdadera realidad y la ansiada búsqueda de la belleza la confía a dichas apariencias.

Como en todos los objetivos dignos de alcanzar, se necesita un entrenamiento para lograrlo, y es a través de la revelación de la belleza interior. Aprendemos a reconocer la belleza y asistimos a su total florecimiento buscándola tras los planos externos sobre los que vivimos nuestras vidas. Podemos encontrar esta belleza interior a menudo de forma silenciosa como expresión de un instante o de un encuentro fortuito.

Por otra parte, en un ambiente sombrío podemos ser golpeados de repente por un resplandor sutil que espera que lo reconozcamos. La belleza interior jamás está presente, pero si latente y espera nuestro descubrimiento cuando la buscarnos en lugares inesperados y vamos a ella con una buena disposición a ser sorprendidos.

Se ha dicho que la belleza es tanto de divinidad como la que puede expresarse de cualquier otra forma. La forma tiene la intención de servir, no como un contenedor, sino como una lente por la cual la belleza interior puede pasar - desde esferas más altas a más bajas-, cumpliendo un ciclo de flujo de energía y para un objetivo que no podemos entender totalmente.

La red de los triángulos que envuelve el planeta, llevando energías de luz y buena voluntad por todo el mundo, es un poderoso agente de la revelación de belleza interior. Transformando calidades espirituales latentes, como la luz y la buena voluntad, en potencias de la expresión humana, la belleza de los reinos interiores se está trayendo a una revelación más clara, y la orden, dejar la vida interior emerger para todo lo que se ve, se está cumpliendo.

                                       …………………………………………………….

En el convencimiento de que el Lago de tu mente permanece inalterablemente claro y sereno.

 

 Que Dios Y la Vida te Bendiga y que tu devuelvas esas Bendiciones multiplicadas por mil.-

 

Simon EL TEMPLARIO

SUBIR

 

Cómo compatibilizar: fluir y co-crear
 
STARWAY/ESCALERA HACIA EL CIELO
 

 

Vivimos en un mundo paradójico, y esto se manifiesta en todos los órdenes de la vida.
La dualidad es parte de esa misma paradoja: el bien y el mal, la luz y la oscuridad, correcto e incorrecto, etc., son los pares de opuestos que marcan la vida de tercera dimensión.  Pero a su vez, y como una realidad espiritual, y más que espiritual, universal, somos Uno con el Universo y todo lo que existe no es más que la manifestación de una única energía.
Desde esta óptica de unión, la separatividad no existe y de parecer seres individuales nos convertimos en un solo Ser. La física cuántica así lo describe.
Entonces no existe lo bueno y lo malo, ya que todo es evolución. Éstos, son sólo juicios de valor que utilizamos en lo cotidiano.
Y esta es la paradoja: ambas realidades conviven. La Unión y la separatividad, y es por eso que nos cuesta tanto la evolución.

Esto nos pone en una situación de crecimiento inminente en momentos en que el planeta está arribando al Gran Cambio Dimensional. 
¿Cómo podemos acompañar el proceso, ascender junto con la Tierra y no fracasar en el intento?
Esto último es sólo una anécdota, ya que el fracaso no existe.
Pero lo cierto, es que lo queremos hacer bien y pasarla lo mejor posible.

Se nos ha dicho repetidamente que debemos fluir con la energía.  Que debemos entregarnos. Que debemos seguir la Luz.  Parece que esto nos pone en una situación en que debemos dejarnos llevar libremente, confiando en el proceso.
También se nos ha dicho que debemos crear, ya que somos co-creadores con Dios. Que debemos participar del gran cambio creando nuevas realidades. Esto otro, nos coloca en una situación de protagonismo en donde participamos activamente del proceso.

Pero todo esto parece una gran contradicción: ¿nos dejamos llevar o creamos el proceso?
¿Fluimos libremente cual pluma de ave librada al viento o accionamos con el férreo temple de un guerrero?

Gran lío en el que nos metimos.  Pero a no arrepentirse, que lo elegimos gustosamente.  Veamos adónde nos lleva esto.

Fluir: un fluido se escurre libremente acomodando su estructura a otra de mayor densidad.  Se acomoda entre los espacios libres y llena los huecos que existen en ese contexto.
Si lo tomamos en el sentido llano de la palabra estaremos en problemas, pero desde el punto de vista espiritual, significa otra cosa.
Lo que queremos decir cuando usamos el término “déjate fluir” es que dejes que tus vehículos inferiores (físico, emocional y mental) se dejen llevar por las energías del vehículo superior.  Es el alma que toma el mando y te va llevando alegre y amorosamente.  Parece que estás librado a un destino azaroso, pero en realidad, es tu ego el que se pone a un lado y deja que las cosas ocurran, guiadas por un Orden Superior.
Un ejemplo de esto sería que tu eres un pequeño pedazo de agua, en el mar, dentro de un gran océano.
Entonces, sigues las corrientes.  Tu meta es llegar a la playa.  Cuando aparece una ola te subes a ella y te diriges hacia allí.  Muy bien, pero la ola te deja antes de llegar.  Estás más cerca.
Pero luego, viene otra ola y te lleva mar adentro.  Comienzas a desesperarte y a bracear frenéticamente para ir hacia el otro lado.  Inútil.  Tal vez hay otra playa en una isla y es que ahora no puedes verla.
Hay otra playa, pero no la habías percibido.  Si dejas que la corriente te arrastre, llegarás más rápido.

Muy bien, ¿pero que tiene de práctica esta metáfora?  Ya veremos.

Co-Crear: como chispas divinas creadas a semejanza de la Gran Luz, tenemos la capacidad de crear. Utilizamos tres niveles de creación: el pensamiento, la palabra y la acción.

Un granjero, se levanta un día y ve que todo está yermo.  Toma unas semillas y las planta en tres lugares diferentes por que su naturaleza así lo impulsa.  En un lugar, hay sólo tierra seca.  En otro, hay pasto y en el tercero hay tierra húmeda, regada naturalmente por un arroyito.

Al primer lugar lo riega, al segundo le saca las malezas y al tercero, nada.
A las pocas semanas crecen brotes en los tres setos.  Una noche de tormenta, un rayo destruye el tercer seto, el que tenía riego natural.  Además, un pequeño animal se come los brotes del segundo y quedan en pie los brotes del primer seto, el de la tierra seca.
Este crece, mediante el riego de su cuidador, hasta dar sus frutos y embellecer el lugar.
Así es como un impulso natural de generar vida, ayuda a la Creación de Dios.

Muy bien, pero ¿adónde vamos entre el agricultor creativo y el agua que fluye?

Fluir y crear son energías que deben ir de la mano.  Pero lo cierto es que no sabemos cuando dejarnos arrastrar por la corriente y cuándo colocar la semilla.

La energía de fluir está regida por algunos principios:
Ley de Sincronicidad.
Vivimos en un campo unificado interconectado y que hace que las intenciones se manifiesten.  Así es como cuando siento la necesidad de algo, aparece un cartel para ofrecérmelo.  Esta gigantesca red hace que todo esté al alcance de mis intenciones.
Cuando pienso en alguien a quien no veo desde hace tiempo, me lo encuentro en el lugar más inesperado.  Si sigo estas señales, estoy fluyendo de acuerdo a la sincronicidad.
Ley de incertidumbre
El futuro no existe pero sí una probabilidad de que ocurra. Entonces, si no existe decido crearlo, sabiendo que hay probabilidades de que se manifieste.  Así es como el agricultor sólo vio prosperar uno de los tres setos, y el menos esperado tal vez. En el ejemplo del sembrador podemos observar el funcionamiento de la ley de incertidumbre.

Todos estos elementos son los que conspiran para que la realidad se manifieste: fluidez, co-creación, sincronicidad, incertidumbre e intención.

La intención es la fuerza que mueve al Universo.  En virtud de ella existe el mundo manifiesto. 
La primera intención es la de Ser: “Yo Soy un Ser Divino de la Creación”.

La segunda es Hacer: “crear en todos los niveles, pensamiento, palabra y acción”.

La tercera es Tener: “es el fruto de la creación, la cosecha”.

Compatibilizando: pero hasta ahora sólo tenemos conceptos y queremos llevar esto al mundo práctico.

¿Cómo hacer para crear y fluir al mismo tiempo?

Señales: un buen punto de partida es el estudio de  las señales.  Son signos que nos indican qué camino tomar; es como cuando llegamos a un cruce y seguimos el cartel indicador.
Pero lo cierto es que los carteles indicadores o están borrosos o no los entendemos o nos olvidamos los lentes.

Le pedimos al Universo o a nuestros ángeles personales que nos indiquen cuál es el mejor camino para esta situación.  Entrenamos nuestros órganos perceptivos para entender la llegada de esas señales.
Éstas podrán provenir de personas que nos alcanzan una respuesta, o de un cartel publicitario, o una noticia en el diario, o del resultado de abrir un libro al “azar”.  Si atendimos correctamente la señal, haremos el camino más fácil.
La intuición es una buena fuente para obtener señales que a veces se manifiesta como una presión en algún lugar del cuerpo, o como una sensación de certeza inexplicable.

El cuerpo es otra fuente que manifiesta el orden de la naturaleza. Por ejemplo: tengo un compromiso muy importante pero me siento desganado.  Sigo a mi cuerpo y descanso, para qué forzar las cosas.

Es necesario entrenarse en el uso de las señales ya que se pueden mezclar con condicionamientos mentales. Por ejemplo: hace meses que no trabajo y justo el día de la entrevista me ocurre un hecho inesperado y no puedo asistir.  Dos lecturas:
1)      el Universo me dice que ese trabajo no es para  mí, ó
2)      estoy bloqueando el camino de la prosperidad

Para descubrir qué ocurre realmente debo ser totalmente honesto conmigo y ver si este patrón ya se ha repetido anteriormente y decidirme a vencerlo de una vez.

Así es, como en base a la utilización de signos y señales, accionamos y creamos en sincronización con nuestro espíritu divino.
Y así podremos compatibilizar “fluir y Co-Crear”

Existe un Plan Divino que tu Ser Superior conoce y que te llega en pequeñas dosis. Vas siguiendo el plan con confianza dejándote fluir y luego accionando hacia la creación de un mundo que ya, por sí mismo, se encamina hacia una nueva dimensión.

SUBIR


 

Caso Abierto: Sectas Satánicas

 

     

subir

SAN JORGE Y LA ORDEN DE LA LIGA

 

Ashmole la Orden de la Liga. La Orden de la Liga fue probablemente formada por Edward III en la imitación de los Caballeros del Rey Arthur de la Mesa Redonda, qué institución fue sin esperanzas dispersada después de la batalla de Kamblan. La historia popular en el sentido de que la Condesa de la liga de Salisbury era la inspiración original para la fundación de la orden es insostenible

SAN JORGE.
El lema de la Orden de Carter es "Honi soit qui mal et pense" (Avergonzado ser él que piensa el mal de ello). San Jorge es considerado como el Patrón de la orden, ya que él tipifica la naturaleza más alta del hombre que vence al dragón de su propia naturaleza inferior. Mientras se supone que San Jorge ha vivido durante el tercer siglo, es probable que él fuera un personaje mitológico tomado prestado de la mitología pagana. En la erección de un templo espiritual y filosófico para servir como un lugar que mora para Dios vivo. Como los gnósticos, los Esenios eran emanacionistas. Uno de sus objetos principales era la reinterpretación de la Ley Mosaica según ciertas llaves espirituales secretas conservadas por ellos a partir del tiempo de la fundación de su orden. Esto seguiría así esto los Esenios eran Cabalistas y, como varias otras sectas contemporáneas que prosperan en Siria, esperaban el advenimiento del Mesías prometido en las escrituras Bíblicas primitivas.
Se cree que Joseph y Maria, los padres de Jesús, ha sido miembros de la Orden Esenia. Joseph era muchos años el mayor de Maria. Según el Protevangelium, él era un viudo con hijos creados, y en el Evangelio de Pseudo-Mateo él se refiere a Maria como un pequeño niño menos en la edad que sus propios nietos. En su infancia Maria fue dedicada al Señor, y las escrituras Imaginarias contienen muchas cuentas de milagros asociados con su infancia temprana. Cuando ella tenía doce años, los sacerdotes sostuvieron al consultor en cuanto al futuro de este niño que se había dedicado al Señor, y el sumo sacerdote judío, aguantando la coraza, firmó el Santo de Santos, donde un ángel le apareció, diciendo, "Zacarías, vaya adelante y convoque a los viudos de las personas y déjeles tomar una vara cada uno y ella será la esposa de él a quien el Señor mostrará un signo." Yendo adelante para encontrar a los sacerdotes a la cabeza de los viudos, Joseph coleccionó las varas de todos los otros hombres y les dio en el cuidado de los sacerdotes.
Ahora la vara de Joseph era sólo la mitad mientras los demás, y los sacerdotes en devolver las varas a los viudos no prestaron ninguna atención a Joseph, pero lo dejaron en el Santo de los Santos. Cuando todos los otros viudos habían recibido atrás sus varitas, los sacerdotes esperaron un signo del cielo, pero ninguno vino. Joseph, debido a su edad avanzada, no hizo: pida la vuelta de su vara, para a él era inconcebible que él debería ser elegido. Pero un ángel apareció al sumo sacerdote, ordenándolo devolver la vara corta que están desapercibido en el Santo de los Santos . Cuando el sumo sacerdote dio la vara a Joseph, un blanca Paloma voló a partir del final de ello y descansó sobre la cabeza del carpintero anciano, y a él

 

SUBIR

BAJAR ARCHIVO PARA INICIADOS
EL MANDIL Y LA ORDEN DE LA LIGA

 

        EL TEMPLO DE SALOMÓN

 


                                   Dr. Horacio A. Della Torre Prior General de Argentina, O.S.M.T.J.
 Generalidades sobre los templos Los romanos, que eran muy dados a observar y respetar los pronósticos de los augures, llamaban templum al espacio delimitado del cielo que señalaba el augur para observar en él los augurios.
 Los adivinos etruscos repartían el cielo en dos líneas rectas que se cortaban sobre la cabeza del observador. La línea que iba de norte a sur se llamaba cardo y la de oeste a este decumanus. Los fenómenos celestes eran interpretados según su ubicación y trasladados al templo terrestre. En un comienzo prevalece la idea de que el templo ha de ubicarse en la cima de una montaña, ya que es el foco de cruce de dos mundos, el cielo y la tierra, representada por el altar.
En el Templo de Salomón, según Filón y Flavio Josefo, figuraba el cosmos, y su interior se hallaba dispuesto de acuerdo a ello. El altar de los perfumes: acción de gracias; el candelabro de los 7 brazos: los 7 cielos planetarios; la mesa el orden terrestre, y sobre esta los 12 panes corresponden a los 12 meses del año.
Los arquitectos romanos, góticos y renacentistas trataron de repetir ese arquetipo superior. En el Templo de Salomón y en otros es común la reiteración de algunos símbolos del eje del mundo: la montaña hueca, la escalera y la cumbre de los sacrificios, así como la reiteración en las construcciones de los números 3, 7, 10 y 12. El 7, como se ha dicho es la representación de los cielos planetarios. Las escaleras significan siempre la evolución espiritual, que es discontinua por naturaleza, nunca es un plano inclinado ascendente.
 El sol Tanto los templos judíos como los cristianos, al menos los de la primera etapa, tenían el altar de los templos hacia el Este, en clara alusión a la salida del astro. Se sabe que muchas culturas han adorado al Sol como a un dios y en otras ha sido interpretado como el ojo de Dios. A través del sol, Dios ve todo. Así pensaron en Persia, en la India (Surya, ojo de Varuna), en Grecia (Helio, ojo de Zeus), en Egipto (ojo de Ra), en el Islam (ojo de Allah), y entre los aborígenes americanos, especialmente México y Perú, fue muy común la hierofanía solar. Nosotros mismos hemos oído de labios de una machi mapuche, que vivía en una fría colina junto a Lago Rosario, en la Patagonia andina argentina (doña Mercedes Nahuel Pam, hoy fallecida) que el sol era el ojo de "Tachao", y que daba diariamente una vuelta para ver cómo estaban sus hijos.
Y que cuando se nublaba era que se había enojado y si llovía, que lloraba. En una circunstancia, cuando hiciéramos una investidura a un caballero junto al Lago, un cóndor nos sobrevoló largo rato haciendo círculos sobre nosotros. Al día siguiente se lo comentamos a Doña Mercedes que nos respondió: - No era un cóndor, se hacía el cóndor, era Tachau contento con ustedes que mandaba a uno de sus hijos a saludarlos. Recordemos que el sol es siempre fuente de vida, calor y energía (1). El Templo de Salomón Volviendo al Templo, y en especial al de Salomón que es el que nos interesa, el motivo de su edificación, unos 1.000 años a.C., fue nada más y nada menos que alojar al Arca de la Alianza. El rey de Israel, David, que era un guerrero, fue considerado impuro para construirlo (2), por lo que la tarea pasó a manos de su hijo Salomón (3).
En el 962 a.C., poco después de la muerte de David, Salomón inició en el monte Moriah la construcción del Templo, en el mismo monte, según estudiosos judíos, en el que Abraham, patriarca de Israel y luego profeta del Islam, había intentado ofrecer a su hijo Isaac para el sacrificio. En el corazón del edificio se construyó la Cámara del Santo de los Santos, el Kodesh Hakodeshim, donde fue depositada el Arca. Así, ese lugar se transformó en el santuario de Israel, en el símbolo monoteísta más importante del mundo del momento. En el 926 a.C. murió Salomón y el reino se dividió en dos: hacia el Sur, donde estaba el Templo, gobernado por la tribu de Judá y la estirpe de David, y en el norte que rivalizaban con los primeros adorando becerros de oro. En el año 597 a.C., las tropas del rey babilonio Nabucodonosor, luego de tres meses de asedio entraron en Jerusalén. Si bien no destruyeron el templo, en cambio lo despojaron de sus tesoros, que fueron enviados a Babilonia junto con unos 10.000 judíos esclavizados. Unos diez años después estalló una rebelión judía contra los dominadores y esta vez, tras un sitio de año y medio, los soldados entraron en el Templo y lo destruyeron completamente.
Fue incendiado y el Arca desapareció. Hacia 516 a.C. se logró una modesta reconstrucción bajo la conducción de Zorobabel. Vuelto a destruir fue reconstruido por Herodes el Grande hacia el 19 a.C., templo existente en la época de Jesús y luego destruido definitivamente en el año 70 por Tito. En el 132 ocurrió un segundo gran levantamiento judío contra el Imperio romano bajo la conducción de Simón Bar Kokhba, pero en el 135 su resistencia fue aplastada. En el Siglo IV, el cristianismo, bajo Constantino, se transforma en la religión oficial; pese a ello se privilegiaron los lugares por los que anduvo o tocó Jesús. En general el Templo y el monte Moriah fueron dejados de lado. La cristiandad bizantina se mantuvo más bien apartada del Templo; más aún cuando en el año 637 lo entregaron al califa musulmán Omar, los nuevos señores árabes se escandalizaron del estado en que lo encontraron pues estaba convertido en un verdadero basural, un vertedero de desechos de la ciudad.
 Los musulmanes lo transformaron y construyeron la Cúpula de la Roca, (la shakra) una de las maravillas arquitectónicas del mundo, en el lugar en el que, según la tradición, Mahoma había recibido la revelación, ascendiendo a través de las siete esferas celestiales. Transcurrieron unos pocos siglos de paz hasta que el 15 de julio de 1099, cuando Godofredo de Bouillon, y las tropas de la primera Cruzada, tomaron cruelmente Jerusalén y avanzaron hacia el monte del Templo. A diferencia de lo que había ocurrido anteriormente, los reinos europeos reconocieron de inmediato la importancia histórico-espiritual del Templo.
La Cúpula de la Roca fue transformada hacia 1142, en el Templum Domini, un edificio cristiano. A pocos metros de allí se instalaron los Caballeros del Templo de Salomón o Caballeros Templarios, dentro de la mezquita de Al-Aqsa. Menos de un siglo después de la toma de Jerusalén por los Cristianos (1187), la ciudad cayó en manos del legendario Saladino y con muy pequeñas excepciones ha continuado hasta el día de hoy en manos islámicas. Hoy, especialmente a partir de septiembre de 2000, ese monte sagrado ha generado nuevos enfrentamientos entre judíos y palestinos, que son del conocimiento público. Algunos detalles sobre la construcción El pueblo de Israel era un pueblo nómada que practicaba labores agrarias y no estaba por lo tanto familiarizado con el arte de la construcción. Salomón carecía además de la materia prima necesaria. Recurrió entonces a Hiram, con quien tenía buenas relaciones, rey de Fenicia, cuya capital era, Tiro, puerto de entrada de ingente cantidad de materiales del orbe conocido entonces. Los fenicios tenían grandes astilleros y buena experiencia en el trabajo de la madera que provenía de los bosques del Líbano. Se ejecutó un trato por el que Fenicia proveería de materiales y expertos en la construcción y por su parte Salomón pagaría con trigo, cebada, vino y aceite (4).
 Salomón designó setenta mil hombres que llevasen cargas, ochenta mil para cortar los montes, y tres mil seiscientos capataces (5). Pero como era indispensable alguien que dominara las distintas artes de la arquitectura, también pidió Salomón: "Envíame pues ahora un hombre hábil que sepa trabajar en oro, en plata, en bronce, en hierro, en púrpura, en grana y en azul, y que sepa esculpir con los maestros que están conmigo en Judá y en Jerusalén, los cuales dispuso mi padre" (6). Así fue como Hiram envió a Hiram-abi o abiff, "hijo de una mujer de las hijas de Dan, más su padre fue de Tiro; el cual sabe trabajar en oro, plata, bronce y hierro, en piedra y en madera, en púrpura y en azul, en lino y en carmesí; asimismo sabe esculpir toda clase de figuras y sacar toda clase de diseño que se le pida...." (7). Y tras ello destinó Salomón a 70.000 extranjeros para llevar cargas, otros 80.000 para canteros en las montañas y 3.600 como capataces (8).
El jornal que se pagaba a cada una de las diferentes clases de trabajadores, razonablemente habría de ser distinto. De ahí que es lógico pensar que es muy posible existieran códigos o contraseñas de identificación, secretas para cada una de esas clases, a fin de poder así percibir el jornal correspondiente. Naturalmente el secreto de la contraseña era celosamente guardada por todo el grupo de pertenencia. Como es sabido, sobre este hecho se basa toda la tradición de la francmasonería.
 Por respeto al Señor, la construcción del Templo se hizo en el más completo silencio desde que las piedras estaban ya labradas y talladas, de tal forma que encajaban a la perfección una junto a la otra. Mientras se trabajaba en él no se oyó el golpe de ninguna herramienta de hierro (9). Si realmente se alcanzó esta perfección, como dice Richard Andrews en Sangre en la Montaña: "la escena en la cima del monte tuvo que ser extraordinariamente surrealista, con miles de trabajadores moviéndose sin hacer ruido" (10). La construcción se completó en siete años y medio. Las medidas finales de ese primer templo fueron 60 cúbitos (11) de largo por 20 de ancho y 30 de alto.

 

Hiram y las columnas
***
 Hiram abiff construyó dos columnas enormes, de bronce, huecas, que colocó a ambos lados de la entrada principal del Templo; Boaz a la izquierda y Jakin a la derecha. Medían 18 cúbitos de alto (casi 10 m.) y 12 de circunferencia. Según versiones, en su interior albergaban importantes secretos. Recordemos que clásicamente las dos columnas simbolizan la eterna estabilidad por la oposición de los contrarios y el hueco, el portal entre ambas, es el ingreso a la eternidad. Las dos unidades que integran el dos son, por otra parte, de cualidad diferente.
El uno corresponde al principio masculino, afirmativo, evolutivo, el dos al femenino, negativo, involutivo (12). De ahí que las dos columnas de ingreso a los templos hayan expresado siempre la dualidad evolución-involución, Bien-Mal. Según leyendas, por otra parte, en el templo de Hércules, precisamente en Tiro, de donde provenía Hiram, había dos columnas, una era de oro y la otra de piedra semipreciosa. ¿Habrá seguido Hiram ese recuerdo tradicional? Por fin recordemos las dos columnas de la tradición cabalística hebrea en el Sefirot, la de la Misericordia y la del Rigor. Según la tradición masónica, Hiram-abi o abiff murió violentamente. De acuerdo a ella, poco después que el templo estuvo terminado, y previéndose otras construcciones, tres aprendices entraron en el Templo que estaba desierto a excepción de Hiram y le exigieron revelara la contraseña de maestro para poder cobrar un jornal mayor al que les correspondía.
 Hiram se negó y recibió un golpe en la cabeza; intentó escapar pero fue capturado y golpeado hasta darle muerte precisamente en la puerta flanqueada por las dos columnas a que se ha hecho referencia. Los asesinos sacaron su cuerpo y lo enterraron en una ladera cercana. Hasta allí la leyenda masónica. Sin embargo existen otras interesantes hipótesis que podrían resultar creíbles. Una de ellas responsabiliza al propio Salomón, celoso de que Hiram pudiera en lo sucesivo construir otro templo que hiciera sombra al erigido a Javé. Hay, además, una vieja tradición mediterránea de efectuar sacrificios animales, y aún humanos, para irrigar con la sangre la piedra angular y los cimientos, lo que según la creencia confería solidez y estabilidad al edificio.
 A veces se ha llegado a emparedar a una persona viva entre los muros con la esperanza de que su fantasma defendiera a los intrusos que pudieran intentar dañarlo. Cualquiera sea la versión real, lo más probable es que el Templo de Salomón ha sido ciertamente manchado desde sus inicios con sangre de sacrificio humano.
NOTAS
1.- El sol centra la bandera argentina con sus 32 rayos. Recordemos asimismo que el monumento característico de Buenos Aires (que conmemora su fundación) es un obelisco, símbolo del rayo solar.
2.- Mas Dios me dijo: "Tú no edificarás casa a mi nombre, porque eres hombre de guerra, y has derramado mucha sangre" (1 Cr 28,3).
3.- Y de entre todos mis hijos (porque Jehová me ha dado muchos hijos), eligió a mi hijo Salomón para que se siente en el trono del reino de Jehová sobre Israel. Y me ha dicho: Salomón tu hijo, él edificará mi casa y mis atrios; porque a éste he escogido por hijo, y yo le seré a él por Padre" (1 Cr 28, 5-6).
4.- 2 Cr 2, 10.
5.- 2 Cr 2, 2.
6.- 2 Cr 2, 7.
7.- 2 Cr 2, 13-14
8.- 2 Cr 2, 18
9.- 1 Rey 6, 7.
10.- Richard Andrews, Sangre en la Montaña, Plaza & Janés, Barcelona, 2000, pág. 51.
11.- Cúbito: antigua medida de longitud usada por egipcios, griegos y romanos, de longitud variable entre 17 y 21 pulgadas. Una pulgada= 2,53 cm., así que un cúbito varía entre 43 y 53 cm.
12.- Juan Eduardo Cirlot, Diccionario de Símbolos, Ed. Siruela, Madrid, 1997, pág. 146. Chronologia post Templi MCCCXIV Andrés García Sánchez Esta Chronologia sólo pretende aportar una serie de datos basados en estudios recientes, y que de alguna forma se relacionan con la Orden del Temple, partiendo de su suspensión sine die, hasta la segunda guerra mundial, tocando aquellás órdenes y asociaciones que en alguna ocasión se han declarado emparentadas con el Temple... Cuenta una tradición que la noche anterior a ser ejecutado en la hoguera, Jacques de Molay llamó a un caballero de su confianza de nombre Larmenius y le encomendó una misión: "Baja a la cripta secreta donde están enterrados los anteriores maestres, abre la puerta y llévate los objetos consagrados. Entre ellos están la corona del rey de Jerusalén y el candelabro de los siete brazos del Templo de Salomón. Saca de las dos columnas huecas que están en la entrada a la cripta, las monedas y documentos que allí se guardan porque en ellos están las enseñanzas ocultas de la Orden". Una vez que ésto se hubiera llevado a cabo debía de reorganizar secretamente la Orden y reunir a los caballeros que estaban desperdigados. Este trabajo ha sido colocado en El Rincón Literario e Histórico de la web Los Enclaves Templarios Ibéricos http://usuarios.tripod.es/Linkspage/seccionliteraria/chronologia.htm

 

 


 


VIDEO DE SALSA CARNAVALERA Y COLOR AGRANDAR SEPTIMO CONTINENTE TEMPLO SALOMON PDF